EL SONIDO MÁS HERMOSO (Relatos Románticos y Fantásticos nº 21) por Ana Martínez de la Riva Molina

November 19, 2019

EL SONIDO MÁS HERMOSO (Relatos Románticos y Fantásticos nº 21) por Ana Martínez de la Riva Molina

Titulo del libro: EL SONIDO MÁS HERMOSO (Relatos Románticos y Fantásticos nº 21)

Autor: Ana Martínez de la Riva Molina

Fecha de lanzamiento: November 3, 2011

Número de páginas: 99 páginas

Editor: Ana Martínez de la Riva Molina

Descargue o lea el libro de EL SONIDO MÁS HERMOSO (Relatos Románticos y Fantásticos nº 21) de Ana Martínez de la Riva Molina en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

EL SONIDO MÁS HERMOSO

CAPÍTULO I


El cielo estaba muy plomizo, dentro de poco descargaría una tormenta. Quedaban todavía unas mesas por limpiar. Mi turno en el restaurante estaba finalizando. Todos los comensales y el dueño se habían marchado. Intenté recoger lo más aprisa que pude. Hoy no había llevado paraguas y el camino hasta la habitación donde me alojaba se encontraba muy retirado de mi trabajo.

Mis padres hacía dos meses que se habían separado.

Siempre fui una niña muy silenciosa y jamás les di ninguna preocupación.

He nacido hace diecisiete años con una imperfección en mi cerebro. Mi mente está llena de notas musicales. Dentro de mi cabeza suenan un sin fin de melodías. Al principio no conseguía controlarlas, fluían solas y en mi afán de capturarlas deseaba aprender a imprimirlas en una partitura.

Estuve en los mejores conservatorios de música en Estados Unidos, desde los tres años.

En un tiempo record reconocía todos los instrumentos y su forma de tocarlos.

El piano era mi punto fuerte. Mis dedos volaban por el teclado como si formara parte de mi propio cuerpo.

Una institutriz se encargaba de mi educación, viajaba mucho y mis padres no tenían nunca ocasión de seguirme por todo el país escuchando mis conciertos.

Crecí en un entorno frío y dedicada exclusivamente a mi carrera musical.

Esta noche iba a dar un recital en mi ciudad: Filadelfia.

Estoy fregando y recogiendo los restos de basura.

Mis manos están mojadas y agrietadas. Sería incapaz de continuar con mis clases y mis giras.

Amo la música y he compartido con mis admiradores mis interpretaciones.

Deseaba regalar al resto del Mundo el don con el que había nacido.

Ahora las melodías vuelven a dar vueltas y más vueltas en mi interior. Mis manos ya no podrán hacer magia.

Un terrible suceso ocurrió el mismo día en que mis padres se separaron.

Acababa de llegar de un concierto benéfico a mi hogar. Al abrir la puerta de la mansión donde vivíamos, un escándalo de voces, gritos y ruido de cristales, me asustaron. Corrí escaleras arriba hacia el dormitorio de mis padres. No los reconocía, parecían dos fieras peleándose sin sentido, chillándose y arrojándose cualquier cosa que tuvieran a su alcance. Intenté separarles y ante mi estupor recibí golpes en mi cabeza. Puse mis manos en ella y siguieron pegándome como si yo fuera la causante de su disputa. Mis manos y dedos quedaron destrozados ante su furia.

Caí al suelo con la mirada perdida, no entendía nada. Me reprochaban la mala suerte que tuvieron con mi nacimiento. Para ellos no era una niña normal, nunca lo había sido. No hablaba de ningún tema. No me relacionaba con nadie… Únicamente mi vida era la maldita música.

Las lágrimas recorrían mi rostro.

Jamás habían intentado comprenderme. No tengo ningún recuerdo de alegría, ni afecto.

Eran dos personajes públicos metidos en política. No deseaban tener una hija que les avergonzara y no pudiera cumplir con la tradición de mis ancestros.

Mis padres procedían de dos familias muy acaudaladas e influyentes. Yo fui el desencadenante de sus amargos años de convivencia.




Procuraban organizar sus fiestas cuando yo no estaba.

Más de cuatro días no me permitían permanecer en el hogar.

Las giras de conciertos estaban programadas durante años.

Solamente volvía en las fiestas navideñas para hacer una foto de familia. Representábamos una farsa.

La propaganda y la mentira eran su base política y familiar.

Les había defraudado porque no estaba en su mismo círculo social y no me interesaban los temas que trataban, ni los numerosos jóvenes pretendían para formar alianzas futuras.

Les avergonzaba que no pudiera asistir a sus congresos, fiestas, comidas, organizaciones benéficas…Porque no era mi mundo.

No comprendía que esperaban de mí.

Ahora que ha pasado el tiempo, me doy cuenta que no les he importado y sie